El disidente, Roman Protasevich, cofundó un canal de Telegram que es un popular medio de comunicación de la oposición en Bielorrusia. El avión volaba de Atenas a Lituania cuando le obligaron a aterrizar.
El presidente de Bielorrusia envió un avión de combate para interceptar un avión europeo que cruzaba el espacio aéreo del país el domingo y ordenó que el avión aterrizara en la capital, Minsk, donde un importante periodista de la oposición fue secuestrado a bordo, lo que provocó la indignación internacional.

La sorprendente decisión de Alexander G. Lukashenko, un líder brutal e impredecible que se ha aferrado al poder a pesar de las grandes protestas contra su gobierno el año pasado, fue condenado por funcionarios europeos, que lo compararon con un secuestro. Destacó que Lukashenko, con el apoyo del presidente ruso Vladimir V. Putin, está dispuesto a utilizar medios extraordinarios para reprimir la disidencia.

El vuelo de Ryanair de Atenas a Vilnius (Lituania), con unos 170 pasajeros a bordo -entre ellos el periodista Roman Protasevich-, sobrevolaba Bielorrusia cuando los controladores aéreos bielorrusos informaron a sus pilotos de una “posible amenaza para la seguridad a bordo” y pidieron al avión que se desviara a Minsk, según informó la aerolínea con sede en Irlanda en un comunicado.

Lukashenko, al que se suele llamar “el último dictador de Europa”, ordenó personalmente que un avión de combate MiG-29 escoltara al avión de Ryanair hasta el aeropuerto de Minsk tras una amenaza de bomba, según su oficina de prensa. Según el informe, Lukashenko dio “órdenes inequívocas” de “dar la vuelta y dejar que el avión aterrice”.

Tras unas siete horas en tierra, el Boeing 737-800 de Ryanair despegó de Minsk con destino a Vilnius con pasajeros y tripulación y aterrizó sin problemas en su destino 35 minutos después.

Pero no el Sr. Protasevich.

Durante la escala en Minsk, fue detenido, según informó el Ministerio del Interior del país en un comunicado que posteriormente fue borrado del canal oficial de Telegram.

Tras el secuestro del avión con destino a Minsk, Protasevich, de 26 años, se dirigió a sus compañeros “y dijo que se enfrentaba a la pena de muerte”, declaró una pasajera, Monika Simkiene, a la Agence France-Presse en Vilna.

“No gritaba, pero estaba claro que estaba muy asustado”, recordó otro pasajero, Edvinas Dimsa, según A.F.P. “Parecía que si la ventana hubiera estado abierta, habría saltado”.

No se encontró ninguna bomba a bordo, dijeron las fuerzas del orden del país. El Comité de Investigación, la principal agencia de investigación de Bielorrusia, dijo que había abierto una investigación penal sobre una falsa amenaza de bomba.

“No se descubrió nada inusual”, dijo un comunicado de Ryanair, una popular aerolínea económica.

La Organización de Aviación Civil Internacional, una agencia de las Naciones Unidas, dijo que estaba “profundamente preocupada” por el incidente. La agencia dijo que el “aparente aterrizaje de emergencia” del vuelo podría haber violado la Convención de Chicago, un acuerdo de 1944 que establece los principios básicos de la aviación internacional.

El gobierno lituano emitió su propia declaración: “Se trata de un ataque sin precedentes contra la comunidad internacional: un avión civil y sus pasajeros fueron secuestrados por la fuerza militar.”

Protasevich es cofundador y antiguo redactor jefe del canal NEXTA-Telegram, uno de los medios de comunicación de la oposición más populares de Bielorrusia. La mayoría de los medios de comunicación independientes del país se vieron obligados a cerrar tras el estallido de las protestas a gran escala por las controvertidas elecciones presidenciales de 2020. La red social Telegram se ha mantenido como una de las únicas opciones de comunicación sin censura.

Por europa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *